Importante: Estudio Sismotectónico de la Falla Tambomachay – Cusco

Resumen

La sismotectónica de las fallas activas del Cusco es poco conocida, y dentro de los temas de Investigación encaminados para el año 2013, se viene analizando la microsismcidad registrada por una red sísmica local compuesta por 6 estaciones de banda ancha, instalados sobre la falla Tambomachay, además de la estación sísmica CUS de la Red Sísmica Nacional. A la fecha se ha registrado importante actividad microsísmica (Octubre 2012 a Enero 2013) con posible origen en esta falla, así como de otros que sugieren la existencia de áreas de deformación local que serán monitoreadas posteriormente. El sistema de fallas del Cusco han dado origen a importantes sismos en el pasado (por ejemplo, 5 de abril de 1986, M=5.5) y que han producido daños importantes en las localidades entorno a las zonas epicentrales.

Objetivos

  1. Analizar e identificar  la microsismicidad presente que es asociada a la falla de Tambomachay (Cusco).

  2. Identificar la geometría, orientación de los esfuerzos locales, longitud de la traza activa, la inclinación del plano de falla y su profundidad de la falla de Tambomachay (Cusco).

Falla Tambomachay

Esta falla se encuentra ubicada a 4 km al norte de la ciudad de Cusco. Se extiende en dirección N120°E, con buzamiento entre 70°- 80° hacia el Sur, en una extensión de 20 km, limitando una cuenca rellena de depósitos fluviales y lacustres del Cuaternario. Su ubicación adyacente a la ciudad de Cusco representa un peligro latente (Benavente et al., 2013).

El cartografiado realizado por profesionales del INGEMMET muestra escarpas con alturas máximas de 600 m producto de su dinámica. Las más recientes, probablemente del Holoceno, presenta alturas que varían entre 2 y 20 m, ubicadas al pie de la cordillera donde se observa el contacto fallado de rocas del basamento con depósitos aluviales cuaternarios (Gregory, 1916; Morocco, 1977). A lo largo de la falla se observa una serie de deslizamientos producto de la tectónica. Estudios microtectónicos, realizados por Huamán (1987), Cabrera (1988) y Benavente et al. (2010), evidencian movimientos de tipo normal, los cuales habrían sido precedidos por movimientos de tipo inverso, siniestral y normal.

De acuerdo al análisis morfoestructural, realizado por INGEMMET, la falla Tambomachay se divide en tres segmentos:

o Segmento Oeste: Con escarpe principal rectilíneo degradado y erosionado con desplazamiento vertical de hasta 100 m y con escarpes secundarios conservados. Presenta buzamiento de bajo ángulo, con dirección Este-Oeste. Hacia el Oeste se conecta con la falla Tamboray alineada en dirección Norte – Sur.

Segmento Centro: De longitud de 10 km, presenta un escarpe de falla principal rectilíneo con escarpes paralelos y buzamiento opuesto al sur, afectando depósitos lacustres y aluviales con movimientos de tipo normal.

Segmento Este: Con cuatro segmentos paralelos de fallas en direcciones NO-SE. Uno de ellos en la corona del deslizamiento Picol, generando un desnivel de 3.5 m producido por el movimiento de la falla. Otro de 2.5 km de longitud que cruza el deslizamiento de Picol, generando un desnivel de 10 m. Finalmente, un segmento en la quebrada Thuniyoq a lo largo de 2.7 km.

De acuerdo a las investigaciones realizadas por el INGEMMET y al monitoreo de la sismicidad regional y local realizada por el IGP, se evidencia la deformación y liberación de energía sísmica a través de sismos de pequeña a moderada magnitud en las proximidades de la falla Tambomachay. Teniendo en cuenta estas características y que además Cusco es una ciudad potencialmente turística que durante todo el año alberga gran cantidad de turistas nacionales y extranjeros, resulta de vital importancia proponer medidas tanto de reducción de la vulnerabilidad, así como, de medidas de preparación para la respuesta de la población y autoridades dentro de la zona de estudio.

Descarga el informe completo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *