HISTORIA DE LA SEMANA SANTA

Cuatrocientos años cumple Tunja celebrando la Semana Santa. Desde el cronista Juan de Castellanos hasta nuestros días, los cristianos han vivido la Semana Mayor con devoción. Algunos de los pasos se conservan desde la época.

Tunja, desde el siglo XVI, ha celebrado con fervor la Semana Santa, que es la expresión más grande de la devoción cristiana en el mundo. Esta tiene sus orígenes históricos en la pascua del pueblo de Israel, que es la celebración anual de los siete días conmemorativos del éxodo del pueblo escogido por Jehová, de Egipto a la Tierra Prometida.

Pascua en hebreo significa: paso o salvación. Jesucristo instituyó la eucaristía en la pascua judía.

Desde el siglo II, después de Cristo, se organizó la Semana Santa como la conmemoración del triduo sagrado, la pasión, la sepultura y la resurrección del Señor. El nuevo calendario litúrgico instituyó la Semana Santa, destinada a recordar la pasión de Cristo, a partir de su ingreso a Jerusalem.

El Domingo de Resurrección es el día más importante de la Semana Santa, ya que es el día de la pascua, de la resurrección y de la vida cristiana.

El Sábado Santo fue asignado como el día del ayuno, con ausencia de celebraciones litúrgicas. Es el paso de la muerte a la vida, que es la pascua. En el siglo IV se le dió importancia al Viernes Santo, que está relacionado con la adoración de la santa cruz, el emblema del cristianismo, que resume en su figura la redención del mundo.

Con el tiempo, se institucionalizó la procesión del vía crucis del Viernes Santo.

La celebración de la Cena de Jesús con sus discípulos aparece en el siglo V y, desde entonces, se celebra el Jueves Santo.

Por último, el Domingo de Ramos, que marca el inicio de la Semana Mayor, es la celebración del ingreso de Jesús a Jerusalem.

En España se dió una especial importancia a la Semana Santa con la organización de procesiones con hermandades religiosas, con pasos de la pasión, artísticos y debidamente decorados; y con el drama religioso en diversas expresiones. De allí vienen: Santo Eccehomo, El Cristo del Perdón, Jesús con la cruz a cuestas, la Oración del Huerto, La Crucifixión, La Dolorosa, Las Tres Marías, El Santo Sepulcro y otras.

Desde el siglo XVI se organizaron las cofradías para llevar los pasos con escenas de La Pasión en las procesiones y preparar estas procesiones en la semana mayor.

Arte sacro tunjano Desde la fundación hispánica de Tunja se hicieron las ceremonias de Semana Santa, como en todos los pueblos fundados por los españoles. Sin embargo, su gran esplendor aparece en la segunda mitad del siglo XVI.

La ciudad de Tunja se convirtió en centro de arquitectos, alarifes, talladores, escultores, pintores y ebanistas.

Algunos escultores hicieron bellas obras para las iglesias, que fueron utilizadas en Semana Santa. Otras fueron importadas de Sevilla y Quito.

En Tunja se conformó una escuela de modeladores y tallistas de madera que hicieron de esta ciudad el centro más activo de la productividad artística en todo el Nuevo Reino de Granada.

En Tunja se esculpió la imaginería que fue distribuida en todos los templos de la ciudad, las villas y aldeas vecinas. Una de ellas fue la de El Judío de Santo Domingo, alrededor del cual se tejieron toda serie de leyendas; una de ellas la del Judío Errante y su entrevista con el Judío de Santo Domingo.

A finales del siglo XVI se creó en Tunja la primera Sociedad de Nazarenos del Nuevo Reino de Granada y se organizaron con gran pompa y devoción las procesiones de Semana Santa. Ellos cuidan los pasos, se reúnen varias veces al año para precisar diversos aspectos del servicio social, elegir nuevos miembros y otros asuntos propios de la organización.

Las procesiones de Semana Santa tienen un gran renombre a nivel nacional, así dice la copla: La Semana Santa en Tunja, el Corpus en Bogotá, las fiestas en Sogamoso y la Nochebuena en Soatá .

Esta vision histórica refleja la grandeza de la Semana Santa y la profunda devoción del pueblo cristiano de nuestra ciudad; y nos invita a vivir de nuevo y con esta misma devoción cada uno de los actos conmemorativos de la pasión, muerte y resurreción de Jesucristo.

Deja un comentario