Por qué se dispara precio del cobre y qué significa para Perú

Buenas noticias para Perú y Chile, los dos países que están en la mira de potencias industriales como China por su cobre

El precio del cobre subió un 30% en 2017, un hecho que ha tenido un impacto directo en estos dos países, que son los principales productores de este metal en el mundo.

Se trata del valor más alto del cobre en casi cuatro años.

Esta apreciación pone fin a una tendencia negativa que obligó a las empresas a reducir sus costos de producción y enfrentó a los gobiernos chileno y peruano a una caída de la recaudación fiscal.

Lo destacado, según los analistas, es que no se trataría de un fenómeno puntual, dado que las proyecciones de crecimiento indican que la tendencia positiva debe mantenerse al menos hasta 2020.

«El mercado está tendiendo hacia un claro contexto de déficit de cobre, por lo que los altos precios de la segunda mitad de 2017 son un reflejo de la escasez del metal esperada para los próximos cinco años», le dijo a BBC Mundo Rolando Lay, analista de Crugrup, una consultora internacional especializada en el mercado minero.

«China actualmente consume cerca del 50% del cobre refinado mundial y naturalmente cualquier noticia positiva sobre las tendencias de consumo de metales en China, tendrá un impacto inmediato en el precio», señaló Lay.

Cuando China se mueve, Latinoamérica siente el remezón, particularmente en el mercado de materias primas como el cobre. Por eso la llamada «chinodependencia» ha sido, desde hace años, la principal causa del alza o caída en los precios del metal.

Una de las claves de la escalada en el precio del último año está en directa relación con el gigante asiático -de lejos el principal consumidor de cobre del mundo- cuya economía creció 6,8% en 2017, según el Banco Mundial.

Pekín requiere desesperadamente el metal para la distribución eléctrica, el cableado de la edificaciones, tuberías de agua y de gas o sistemas térmicos.

El cobre se utiliza, por ejemplo, en autos, trenes, aviones, barcos, computadores, en la industria y en la conectividad de banda ancha. Es, simplemente, imprescindible para crecer.

LA REVOLUCIÓN DE LOS AUTOS ELÉCTRICOS

Igual de importante es la revolución del mercado de los autos eléctricos, que en su fuerte expansión prevista para los próximos años va a generar una demanda extra de cobre que podría llegar a 1,2 millones de toneladas hacia 2025.

Consultoras como Equity Research de Credicorp Capital Perú señalan que existen varios fondos de cobertura (hedge funds, en inglés) que están invirtiendo en cobre porque están convencidos de que los carros eléctricos impulsarán el valor del mercado cuprífero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.