Cinco mitos y realidades sobre los relámpagos

Nuestro planeta experimenta fenómenos naturales todos los días, algunos de ellos son relativamente inofensivos mientras que otros presentan riesgos tanto a las personas como a la propiedad.

De los fenómenos naturales, los relámpagos representan la segunda causa principal de muertes en Estados Unidos. En el 2010 fallecieron 29 personas y 182 fueron lastimadas por rayos.

Ante esta realidad, tu primera línea de protección es estar bien informado. Aquí compartimos cinco mitos y realidades sobre los relámpagos para que tú y tu familia permanezcan a salvo.

  1. Mito: Los relámpagos nunca caen en el mismo lugar.

Realidad: Los relámpagos suelen impactar el mismo lugar más de una vez, sobre todo cuando se trata de alguna estructura puntiaguda, aislada y elevada.

2. Mito: Las llantas (de caucho o hule) de tu carro te protegerán de un relámpago.

Realidad: Lo que te protege es el techo metálico que desvía los rayos. Las llantas no tienen nada que ver con tu seguridad, algo que debes tomar en cuenta si estás en un auto descapotable, con techo de fibra de vidrio o una motocicleta. Averigua si tu seguro de auto cubre daños causados por relámpagos.

3. Mito: Estarás a salvo de los rayos si permaneces dentro de tu casa.

Realidad: Si bien tu casa te brinda protección, hay que hacer más que estar adentro. Es necesario que te alejes de cosas que pueden transmitir la electricidad de un relámpago, como los cables del teléfono o eléctricos, electrodomésticos, tubería, puertas o marcos metálicos de las ventanas, etc. Lo más recomendable es permanecer en una habitación lejos de ventanas y puertas. Habla con tu agente de seguros para confirmar que cuentes con un seguro de casa adecuado para estas situaciones.

4. Mito: No hay que tocar a las personas impactadas por un relámpago porque te pueden electrocutar.

Realidad: El cuerpo humano no almacena electricidad, por lo que sí se puede administrar primeros auxilios sin peligro a una persona impactada por un relámpago.

5. Mito: Si no ves nubes o no está lloviendo, no corres ningún peligro.

Realidad: Los relámpagos pueden impactar a varias millas de la tormenta y lejos de la lluvia o nubes. En casos menos frecuentes, hasta pueden hacer impacto a 50 millas de la tormenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *